Año nuevo, nuevos buenos propósitos ! Tener nuestra casa siempre limpia y recogida ! que no es poco !

Hoy en día la mayoría de las mujeres trabajamos, y si tienes hijos aún es más complicado llegar a todo. Una de las cosas que he aprendido con los años es “organizarse o morir” , jejeje

Otro tema importarte es la motivación, personalmente me satisface estar en un sitio limpio y ordenado, pero cuando estoy en ello, siento que al limpiar el exterior es como si me limpiara por dentro, y eso me relaja. Prueba la próxima vez que te pongas a ordenar o limpiar si puedes tener esta sensación, le añade ganas al tema.

Voy a poner a continuación un tutorial de cómo organizarse para tener el hogar recogido y limpio ! No es un escrito mío lo encontré navegando por internet en web que me gustó ya que es muy practica, se trata de marujasmodernas donde encontrareis cómo ahorrar, ser ecológico, trucos caseros, recetas y otros.

Personalmente he aplicado algunos consejos y hay de muy prácticos ! Realmente está escrito para mujeres que no trabajen y tenerlo todo a un nivel espectacular, pero hay buenas ideas !

NOTA 17/01/2011: una lectora del blog me ha comentado que esta información viene de la web: http://www.flylady.com/ Estoy a la espera de su aprobación, sino borraré este post.

ORGANIZADOR DEL HOGAR

¿Buscas un cambio en tu vida, hogar y actitud? Estoy aquí para ayudarte, pero déjame avisarte muy en serio: EL LLORIQUEO ESTÁ PROHIBIDO. Tienes que espabilarte y hacer algo. Estamos aquí para establecer nuevas rutinas, preparar zonas de limpieza y eliminación de trastos, y construir un Plan Básico Semanal. Bien, pues esto es lo que quiero que hagas hoy (y a partir de ahora todos los días, incluso los fines de semana):

  • Vístete de arriba abajo, incluso zapatos.
  • No, no me refiero a tirarte encima la ropa de “andar por casa”. Me refiero a vestirse con tu ropa de trabajar en casa. Péinate y maquíllate. Si alguien llama a la puerta, estarás preparado para abrirla.
  • Haz la cama. Pero primero espera hasta que esté vacía de gente! (Ja ja ja)
  • Ve y abrillanta el fregadero de la cocina hasta que brille y te veas reflejado.
  • Haz la Rutina Pre-Acostarse cada noche sin fallar.
  • Haz la Rutina Matinal nada más te levantes de la cama.

Esto no es un arreglo de la noche a la mañana. Tenemos que crear los buenos hábitos uno por uno, y construir sobre lo que está funcionando bien.

La mayoría padecemos los mismos problemas básicos: no recogemos detrás nuestro, no nos vestimos si no es imprescindible, y lo postergamos todo. Lo fundamental es establecer unas rutinas, la más importante de ellas es la de la noche, porque te adelanta mucho sobre el día siguiente, es como avanzar un paso ya antes de levantarte.

Además te divide la casa en zonas, una para cada semana y te pide que dediques 15 minutos con un temporizador cada día a esa zona de la casa en la que estamos trabajando. 15 minutos puede parecer poco, pero hacen, realmente, una diferencia. Luego tiene más cosas, destrasteos, la hora de la bendición semanal del hogar, etc., pero lo importante es empezar poco a poco. Empezar con una rutina y mantenerla hasta que sea un hábito, y poco a poco ir añadiendo cosas.

El Horario:

Se trata de adaptarlo a tus necesidades, si a ti te va mejor ducharte por la noche, pues lo haces por la noche, cuando quieras, pero por la mañana te levantas, te aseas un poco, te peinas, TE VISTES, y repasas tu baño en 3 minutos, con una bayeta y un producto específico o con toallitas, lo que mejor te vaya. De ahí te vas a la cocina y pones la lavadora, desayunas, etc., y cuando puedas dedicas 15 minutos, con un temporizador puesto, a la zona que hayas decidido; solo hacer eso se nota.

Se trata de adaptar el sistema a tus necesidades, no es una dictadura, cada uno lo hace a su manera, pero hay pautas que te ayudan.

“Las tareas del hogar, aunque hechas incorrectamente, bendicen a tu familia igualmente”

Lo que esto viene a expresar es que no importa cómo realices una tarea, simplemente haciendo algo en vez de no hacerlo, bendice igualmente a tu familia. En vez de utilizar las ideas caducadas de siempre así como “No tengo tiempo para hacerlo bien así que esperaré a tener tiempo y lo haré mejor”, y así los montones crecen, el polvo se engorda, el suelo no se barre. Simplemente haz algo, aunque no lo hagas BIEN, es mejor que nada. Aquí es donde la magia de los 15 minutos se nota. Aquellos días de nuestras abuelas cuando se pasaban los sábados enteros fregando y abrillantando se han acabado. No tenemos que esclavizarnos todo el tiempo. Simplemente tenemos que poner el temporizador 15 minutos y “ARRANCAR”! No necesitamos limpiar nuestros hogares de la manera tradicional y anticuada, la manera “CORRECTA”. Nosotras lo hacemos con Rutinas y 15 minutos!

Cuando veas el suelo de la cocina que pide a gritos que la frieguen, en vez de aplazarlo hasta que tengas tiempo para hacerlo “BIEN”, pon el temporizador 15 minutitos y haz lo mejor que puedas en ese tiempo. A lo mejor te das cuenta que tu manera de hacerlo “BIEN” es justamente como TÚ lo haces. Yo siempre digo lo sorprendida que estarás al ver lo que puedes conseguir en 15 minutos. Que la alfombra de la sala necesita una aspiradora, no lo aplaces porque no tienes tiempo para cambiar los muebles de sitio y matarte a hacerlo “BIEN”. Pon el temporizador y aspira lo que puedas.

La clave de este sistema es la constancia. Tenemos que tomarnos nuestro tiempo con las rutinas. No ocurren de la noche a la mañana. Son el resultado de cambios pequeñitos llevados a cabo a lo largo de unos cuantos meses. Se pueden hacer las rutinas guiando por una lista de tareas a realizar, pero deberán convertirse en automáticas (ser parte de ti) para que realmente cambien tu estilo de vida.

Tómate tu tiempo y disfruta del proceso. No te sientas obligado a hacerlo todo de golpe. Esto vale la pena hacerlo despacio. Nos lleva 28 días establecer un hábito. No importa si te saltas un día, simplemente te vuelves a subir al carro y continúas. Es la práctica lo que hace que el sistema funcione.

Vale la pena el esfuerzo extra. Ya sé que no es nuestra naturaleza ir a pocos. Queremos lo que queremos y lo queremos ya. Vas a tener que acallar esta voz que suena en tu mente y hacerlo un hábito tras otro. La constancia da sus frutos.

Los 11 mandamientos

  • Mantén el fregadero limpio y brillante
  • Vístete cada mañana, aunque no te apetezca. No te olvides de los zapatos.
  • Haz tu Rutina Matinal y Pre-Acostarse cada día
  • No dejes que te entretenga el ordenador.
  • Recoge detrás tuyo. Si lo coges, recógelo.
  • No intentes dos proyectos a la vez. REALIZAR LAS TAREAS DE UNA EN UNA.
  • No saques más de lo que puedas guardar en una hora.
  • Haz algo por ti cada día, quizás cada mañana y cada noche.
  • Trabaja lo más rápido que puedas para terminar la tarea. Esto te proporcionará más tiempo para jugar luego.
  • Sonríe aunque no tengas ganas. Es contagioso. Convéncete de que eres feliz y lo serás.
  • No olvides reírte cada día. Date un capricho, lo mereces.

“Rutina Pre-Acostarse”

Es la rutina mas importante del día! No es la única, pero te ayuda a empezar bien cada mañana. Empieza a crear tu propia Rutina Pre-Acostarse. Escríbelo en un papel! No te preocupes de perfeccionarlo, crecerá a medida que te vayas acostumbrando. Anota unas cuantas cosas y pon una hora de comienzo para tu R.P-A. A continuación – hazlo. Empezando esta misma noche. Pon una hora cada día para realizarla. Yo empiezo mi R.P-A justo al terminar de cenar. Otros la comienzan mas temprano mientras preparan la cena. Esto es cosa tuya.

Esta rutina consta de tres partes:

1. Limpieza general de la casa antes de acostarte (como mucho 20 minutos)

NO es una limpieza masiva de tu hogar! Simplemente recoger y guardar cosas sueltas y abrillantar el fregadero. Básicamente es preparar la casa para el día siguiente.

  • Sala de estar: Recoge cosas y guárdalas (revistas, vajilla, ropa, zapatos).
  • Cocina: Friega, abrillanta el fregadero, pon paños de cocina limpios…
  • Comedor/Entrada: Apaga los puntos calientes.

Revisa tu lista de comprobación para asegurarte que no olvidas nada.

2. Antes de acostarte piensa en mañana.

Comprueba tu agenda (y la agenda de los niños), piensa en qué vas a desayunar, almorzar y cenar, y prepara la ropa para el día siguiente.

  • Comprueba tu calendario y/o agenda para ver si tienes alguna cita
  • Empieza una lista de Tareas para mañana.
  • Piensa: ¿Qué puedo hacer hoy que hará que mañana sea más llevadero? (ej. ¿Adelantar la comida?)
  • Recoge cosas que no quieres olvidar y colócalas en un lugar cerca de la puerta. Asegúrate de que las puedas ver antes de salir por ella.
  • Comprueba que los peques tengan sus cosas recogidas.
  • Empieza el desayuno: Pon la mesa y piensa lo que vas a preparar (una nota mental será suficiente)
  • Si tienes pensado utilizar la olla express, prepara algunos de los ingredientes, pues así sólo tendrás que juntarlo todo dentro y ponerlo al fuego.
  • Prepara la ropa de mañana. Es algo muy sencillo pero ahorra mucho tiempo pues la decisión la tomas ahora, y no al día siguiente. Si algo necesita de la plancha, o tiene alguna mancha puedes arreglar el problema con calma o cambiar de prenda. Llévalo a la tintorería en tu día de recados, lávalo, o cósele ese botón según tu horario – sin presiones. Todo el estrés ha sido eliminado del asunto.

3. Céntrate en ti antes de acostarte.

Este es un momento de “frenarte” y cuidarte, para reflexionar sobre el día, y para permitirte algo especial.

  • Tiempo de relajarte.
  • Prepárate para acostarte
  • Cepíllate los dientes, lávate la cara, péinate…
  • Ponte el pijama, o un camisón sexy….o….nada!
  • Ahora estás listo para acostarte. Esto no quiere decir que te tengas que acostar, pero puedes hacerlo porque ya estás listo para colarte entre las sábanas.

Reflexiona sobre los logros del día

  • Lee
  • Leeros uno al otro
  • Escucha música. No importa de qué tipo – simplemente relájate, tiene que ser algo con lo que disfrutes, sino no querrás hacerlo.
  • Acurrúcate para pasar la noche y apaga las luces.
  • Acuéstate a una hora decente. Preferiblemente a la misma hora todos los días.
  • Quédate dormida con una sonrisa en la cara y en el corazón!

RESUMEN :¿Esto te parece mucho? Entonces prueba con pasitos de bebé más pequeños para tu Rutina P-A:

  • Limpiar el fregadero.
  • Preparar la ropa para mañana/guardar la de hoy.
  • Cepillar los dientes.

“Rutina Matinal”

Es igual que la Rutina P-A, lo que haces en realidad es vestirte, mejorar el cuarto de baño, entrar en la cocina, y cuidarte.

A medida que paso por las habitaciones, voy terminando la mayor parte de la rutina. Luego la compruebo para ver si me he olvidado de algo que tenga en la lista.

Si haces la “Rutina P-Acostarse”, esta parte está chupada. Lo único que haces en realidad es vestirte, refrescar el baño, pasar por la cocina y cuidarte.

La Rutina Matinal conlleva cuatro partes:

1. Levantarse

  • Haz la cama tan pronto salgas de ella.
  • Directamente al baño.
  • Dúchate y limpia el cuarto de baño mientras estás dentro.
  • Arréglate la cara y el pelo.
  • Enjuaga el retrete y márchate con idea de no volver hasta más tarde. Está limpio y te puedes olvidar de ello por ahora.
  • Abandona el dormitorio con una colada en mano y directamente a la lavadora.

2. Cocina

  • Si hiciste la rutina P-Acostarse, la cocina estará limpia y lo único que has de hacer es colocar la fregada.
  • Haz el café y empieza con los desayunos.
  • Da de comer a la familia (incluyéndote a ti).

3. Piensa en tu día

  • Comprueba tu agenda.
  • Haz una lista de lo que vas a hacer hoy.
  • Descongela algo para la comida.
  • Continuar con la colada (meter en secadora/tender).
  • Apagar los Puntos Calientes (si hiciste la R P-A no tendrás ninguno).

4. Piensa en Ti

  • Tómate las vitaminas y o medicamentos.
  • Siéntate.
  • Toma el desayuno (si no lo has hecho ya).
  • Meditación Matinal: Imaginación, Centrarse.
  • Prémiate con un tiempo al PC. Comprueba el correo electrónico.

Ejemplo de rutina diaria. Rutina Matinal

  • Levantarme pronto
  • Asearme y vestirme
  • Repasar baño
  • Poner lavadora
  • Desayunar
  • Revisar agenda
  • Preparar actividad niños
  • Pasar plumero
  • Realizar actividad con los niños
  • 15 minutos en la zona
  • Revisar e-mails

Rutina del Mediodía

  • Preparar comida
  • Comer
  • Dejar fregadero reluciente
  • 5 minutos

Rutina de antes de ir a dormir

  • Dejar el fregadero reluciente
  • Recoger juguetes o puntos calientes 2 minutos
  • Revisar menú para el día siguiente
  • Lavarme los dientes
  • Leer un cuento a los niños

Eliminar trastos 15 minutos al día

Tu hogar está hasta los topes de trastos de todos los tamaños y formas. Por eso no eres capaz de mantenerlo todo limpio. Tienes demasiado REVOLTIJO (objetos). Todo lo que te vamos a pedir es que pongas un temporizador e inviertas 15 minutos al día poniendo orden. Eso es todo. Cualquiera puede hacer cualquier cosa durante 15 minutos, incluso si lo tienes que dividir en segmentos de 5 minutos.

Dedicar 15 minutos al día con el objeto de destrastear una zona utilizando el método de los 27 Trastos, y eliminando los Puntos Calientes son, entre otros, las herramientas más eficaces que puedes encontrar para crear un hogar más pacífico. Recuerda: No puedes organizar los trastos – sólo puedes organizar las cosas que te gustan!

1. El Baile de los 27 trastos.

Realizamos esta tarea lo más rápido posible. Coge una bolsa de basura y paséate por casa y recoge 27 objetos de basura. No pares hasta alcanzar los 27 objetos. Luego cierra la bolsa y tírala. NO MIRES DENTRO DE LA BOLSA!!!! Hazlo y listo.

A continuación, con una caja pasea de nuevo y recoge 27 objetos para regalar (donar). Esto cambiará la energía de tu hogar y producirá buenas vibraciones. Cada vez que lo hago me siento bien y de paso mi casa se destrastea. Tan pronto hayas llenado la caja, llévala al coche. De este modo la tentación de rescatar cosas es menor.

Regla básica: si tienes dos de algo y sólo necesitas una, descarta el que menos te guste.

2. Apagado de Puntos Calientes

He aquí un problema que tenemos todas y que continuamos esforzándonos en controlar – Puntos Calientes. ¿Qué son?

Un Punto Caliente es una zona que si no se controla, poco a poco irá dominando el terreno. Mi analogía favorita de un Punto Caliente es un incendio forestal, si no lo apagas, con el tiempo es imposible apagarlo y quemará el bosque entero. Esto es lo que ocurre en nuestros hogares. Si no se controlan, el Punto Caliente crecerá y dominará toda la habitación y aparte arruinará el aspecto de toda la casa. Cuando entres en una habitación esto será lo primero que te llama la atención.

LOS TRASTOS ATRAEN A OTROS TRASTOS!

¿Tienes zonas así, que si los ignoras crecen? ¿El resto de la familia ve en ellos un lugar cómodo para dejar “cosas” cuando no quieren guardarlas en su sitio? Es nuestro trabajo cortar este problema de raíz! Deshazte de ese montón de cosas, busca la superficie debajo y evita que este Punto Caliente se convierta en una llamarada de trastos!

3. Rescate de habitación en 5 minutos

Este es un recordatorio para que te tomes solo 5 minutos recogiendo en la peor habitación. Tu conoces cual es de tu casa: justamente ese lugar que no dejas que lo vea nadie. Sólo 5 minutos al día durante los próximos 27 días y tendrás un lugar que estarías orgullosa de enseñar a cualquiera.

1. Cuándo hacerlo:

Decide con qué frecuencia vas a destrastear una zona. Haz un poco cada día – utiliza un temporizador. Pero aviso – te puedes convertir en una destrasteadora compulsiva! Una vez que arrancas vas a querer hacerlo como una loca! No te quemes! Haz solo una pequeña zona cada vez. La casa no acabó así de la noche a la mañana y por tanto no se arreglará de la noche a la mañana tampoco. Cuando utilices un temporizador sólo debes hacer dos sesiones (de 15 minutos) de una tacada. Esta meta puede parecer lejana ahora, pero podrás hacerlo en varias veces. En un par de meses, la casa entera estará libre de trastos.

2. Equipo de Eliminación:

Necesitarás bolsas de basura, cajas, rotuladores, y una bayeta para el polvo. Etiqueta las cajas “DAR”, “TIRAR”, y “GUARDAR”. Forra la caja “Tirar” con una bolsa de basura.

3. Pon el temporizador:

Ponle 1 hora (o 30, 15 o 10 minutos – no importa por cuanto). Simplemente haz esta tarea lo más rápido posible y no retires más trastos de lo que puedas volver a guardar en ese periodo de tiempo. Esto significa sólo un cajón, un armario (o incluso un estante dentro de un armario), un revistero, o excavando debajo de los muebles de una sola zona. No todos a la vez!!!!!

4. Empieza en la entrada de la habitación:

Luego, vas trabajando en el sentido de las agujas del reloj. No te saltes ningún punto. Lo que venga a continuación, simplemente hazlo.

5. Destrastea a gusto!

Con las cajas a tus pies y la bayeta en la cintura, empieza por sacar o tirar todas las cosas que no pertenecen a esta habitación. La basura en la caja “TIRAR”, las donaciones en la caja “DAR”, y las cosas que pertenecen a otra habitación en la caja “GUARDAR”. No te preocupes por ahora si no tienes un lugar para cada cosa. Para cuando hayas terminado lo tendrás.

6. Qué destrastear:

Mientras trabajas hazte estas preguntas:

  • ¿Adoro este objeto?
  • ¿Lo he utilizado durante el último año?
  • ¿Es, en realidad, basura?
  • ¿Tengo otro mejor?
  • ¿Debería tener dos?
  • ¿Posee valor sentimental y por ello lo quiero?
  • ¿O por lo contrario me proporciona un sentimiento de culpabilidad cada vez que lo veo?

Saca de esta habitación todo aquello que no te haga SONREIR.

7. Deshazte de la basura!

Cuando la caja marcada “TIRAR” esté llena, saca la bolsa, ciérrala, y tírala en el contenedor, o donde sea que la tires. Pon una bolsa nueva en la caja y sigue hasta que suene de nuevo el temporizador.

8. Donaciones:

Cuando la caja marcada “DAR” esté llena, ciérrala, y métela en el coche. La próxima vez que estés por ahí en el coche la puedes llevar a un lugar donde reciban este tipo de donaciones. No guardes tus trastos en otro lugar para futuros proyectos, serás bendecida si los das a quienes más los necesiten. Recuerda, la meta es deshacerte de los trastos y no buscarles un nuevo lugar en casa. Ahora busca otra caja, márcala “DAR” y vuelve al trabajo.

9. Cosas para “GUARDAR”:

Cuando la caja “GUARDAR” esté llena, lleva la caja contigo por toda la casa a toda leche (menos mal que tienes los pies bien calzados ¿eh?) y coloca los objetos en las habitaciones donde realmente pertenecen. Si ya tienen un lugar establecido ponlos en su lugar, si no es así, colócalos en la habitación donde por lógica deberían pertenecer. Cuando hayas terminado todo el proceso cada objeto estará en su lugar y tendrás un lugar para cada objeto.

10. Suena el temporizador:

Cuando suene el temporizador, tienes que guardar todas las cajas, pero primero has de vaciarlas. Hazlo lo más pronto que puedas.

4. Trabaja zonas

Al cabo de un mes, habrás tocado todas las zonas habitables de la casa. No te preocupes si no has atendido a todos los huecos de tu casa en el primer mes. A medida que se vaya limpiando una zona, será más fácil su mantenimiento y tendrás más tiempo para dedicarte a aquellos huecos que no encajan en las demás zonas. Recuerda: Pasitos de Bebé. No te preocupes por las zonas hasta que hayas conquistado lo básico!

Limpieza de “emergencia” para la cocina en 15 minutos

Dificultad: Fácil

Tiempo estimado: 15 Minutos

Cómo hacerlo:

  • Coge todo lo necesario (listado abajo)
  • No subestimes el valor de este paso. Buscar limpiadores, trapos, esponjas, etc., no solo come tiempo, sino que además aumenta el riesgo de que te distraigas. Coge todo antes de empezar.
  • Llena el fregadero de agua caliente jabonosa
  • Quita toda la suciedad pegada de los platos en la basura
  • Pon los platos que necesiten remojo en el agua
  • Escoge aquellos platos que vayan a dar más problemas. Pon los platos muy aceitosos en el fondo del fregadero. Los platos grandes y las sartenes y platos soperos pueden llenarse de agua caliente con jabón y dejarlos en la encimera a remojo. Mientras los platos están en remojo, recorre la cocina tirando la basura del suelo, encimera, armarios…
  • No te preocupes de las cosas que no están en su sitio, o que no pertenecen a la cocina. Preocúpate solo de la basura.
  • Continua cogiendo todas las cosas que no pertenecen a la cocina. Ponlas en una cesta.
  • Si cuentas con alguien que te ayude (voluntariamente o no) diles que se lleven estas cosas. No dejes de trabajar en la cocina para poner las cosas en su sitio.
  • Pon las cosas que sí pertenecen a la cocina pero que están fuera de su sitio, en su sitio.
  • No te distraigas reorganizando armarios, cajones, etc. Solamente coloca esas cosas en su sitio.
  • Friega a mano
  • Si es posible que te ayuden un par de personas; mientras uno friega, otro aclara y otro seca. Además, es una forma ideal de conversar con los otros miembros de la familia! Vacía el agua sucia.
  • Pasa la bayeta por la encimera, electrodomésticos y fregadero.
  • Aclara esponjas y trapos. Si es necesario, échalos a lavar. No es necesario restregar y restregar, literalmente se trata de pasar la bayeta por las partes visibles de la cocina. No abras el microondas y lo limpies a fondo, no estamos quitando las migas de la tostadora. Solamente pasa la bayeta.
  • Barre o pasa la aspiradora, y friega el suelo.
  • Saca la basura

Trucos:

  • Cuanta más gente viva y coma en tu casa, más tiempo te llevará esta limpieza.
  • Pero como ventaja, cuanta mas gente desordene más gente hay para recoger. Divide los pasos entre los miembros de la familia y tendrás la cocina limpia sin darte cuenta.
  • Acostumbra a tu familia a que aclaren sus platos después de cada comida.
  • Lleva muy poco tiempo a cada persona, pero ahorra muchísimo tiempo al que tenga que fregar después.
  • Llena el fregadero de agua caliente jabonosa antes de cocinar. Según vayas manchando, ve fregando para que los restos de comida no se sequen.
  • Esta limpieza rápida esta ideada para el mantenimiento diario, También puede utilizarse como “limpieza de emergencia” si tenemos invitados de camino. Esta rutina no sustituye la necesidad inevitable de limpiar mas profundamente de forma regular.

Lo que necesitas:

  • Basura.
  • Cesta para cosas que no pertenecen a la cocina
  • Lavavajillas (jabón)
  • Otros limpiadores que utilices habitualmente
  • Esponja o estropajo
  • Cepillo para quitar los restos de comida de los platos
  • Escoba, fregona o aspiradora
  • Abrillantar el fregadero de la cocina.

Esta es tu primera tarea doméstica. Quiero que sonrías. Cuando te levantes a la mañana siguiente, tu fregadero te saludará y tendrás una sonrisa en la cara.

Nota: Sigue este proceso la primera vez que abrillantes. No necesitas hacerlo a diario, simplemente mantendrás el brillo con un poco de limpia-cristales en el futuro.

Así se hace:

  • Vacía el fregadero por completo (sí, incluso los platos sin lavar)
  • Utiliza un limpiador (Ajax, Cif, o parecido) y friega bien todo el fregadero. Asegúrate de enjuagar bien y eliminar por completo el producto utilizado.
  • Con un objeto afilado, repasa el borde, justo como si estuvieras limpiando debajo de tus propias uñas.
  • Limpia alrededor de los grifos también. Puede que necesites un cepillo de dientes viejo o hilo dental.
  • Ahora, ve a por el limpia-cristales, abrillanta todo lo que puedas
  • Cada vez que utilices el fregadero, al terminar, sécalo con un paño de cocina limpio (Yo pongo uno limpio cada noche, es parte de mi rutina Pre-Acostarme). Sin que te des cuenta estarás haciendo este proceso cada vez que salgas de la cocina. El resto de la familia también. Ya no más manchas de agua. Tendrás un fregadero brillante.
  • Ya has hecho lo más difícil. Nunca más tendrás que realizar todos estos pasos. El mantenimiento diario será suficiente para que siempre se vea así de bonito.
  • Acostúmbrate a guardar toda la vajilla tan pronto la laves y seques. Ya no más eso de dejarlo escurriendo, sobre la encimera o dentro del fregadero.

Limpieza de “emergencia” del salón en 15 minutos

Como hacerlo:

  • Coge los utensilios. Este es el paso más importante. Teniendo a mano todo lo que vas a necesitar antes de empezar significa que no habrá distracciones en medio de la limpieza. Todo está a mano cuando lo necesites.
  • Pon todas las cosas que no pertenezcan a la habitación en un contenedor. No intentes poner cada cosa en su sitio correspondiente. Malgastarías tu tiempo corriendo de una a otra habitación.
  • A por el sofá!. Sacude los cojines. Coge todo lo que aparezca en las profundidades del sofá. Cepilla la suciedad del interior del sofá al suelo. Vuelve a poner los cojines y múllelos.
  • Quita el polvo de la mesa y coloca los adornos. La cosa aquí está en limpiar rápidamente la mesa y poner encima los adornos que tengas. No se trata de sacarle brillo!
  • Coloca perfectamente revistas y libros. No se trata de eliminar los libros y revistas que estabas pensando en almacenar o tirar. Solo colócalos que queden bien y ya está.
  • Aspira o barre el suelo. No muevas los muebles. No aspires el sofá o los cojines. Deja todo eso para cuando tengas más tiempo. Sin embargo, acuérdate de limpiar la suciedad que cepillaste de dentro del sofá.
  • Recoge el trapo del polvo y la aspiradora o escoba

Disfruta del trabajo que has hecho y tomate unos minutos para ti.

Trucos:

  • Si te quedan algunos minutos después de pasar el aspirador, coge el contenedor y pon las cosas que hay en él en su sitio. Probablemente solo te lleve unos minutos, pero te ahorrará tiempo mañana.
  • Si el salón esta relativamente ordenado, usa tu tiempo extra para aspirar el interior del sofá después de terminar con el suelo.
  • A menos que estés extremadamente motivada, relájate después de haber hecho estos 15 minutos. A pesar de que hacer un montón de cosas hoy te ayudará a afrontar el día mañana, el estar continuamente trabajando y no tomándote un tiempo para ti misma hará mas daño a largo plazo, te desmotivará.

Guía para utilizar una agenda

Una de las mejores herramientas que puedes tener es una agenda. No importa de qué tipo, lo que sea siempre que tengas algo.

Una de las primeras cosas que te decimos es que establezcas rutinas y un Plan Básico Semanal. Una agenda deberá ser una herramienta que mantiene informada a tu familia de todo lo que está ocurriendo en sus vidas. Si optas por utilizar una agenda personal, recomiendo que igualmente pongas un almanaque de pared familiar que esté ubicado en algún lugar central de tu hogar para que todos los miembros de la familia puedan ver que cosas están ocurriendo. Esto será lo que te evite olvidar partidos, eventos, citas y… disgustos!!!

Una vez que hayas establecido tus rutinas y un Plan Básico Semanal, sabes que has de sentarte una vez a la semana para planificar la semana siguiente, esto lo llamamos Día de Escritorio. Este día es cuando miras tu agenda para ver lo que está ocurriendo para tu familia la semana siguiente.

Bien, entonces ¿como se utiliza una agenda?

  • Eventos Familiares: Tómate un tiempo para sentarte y rellenar todos los cumpleaños e información que sea constante para tu familia, esto te evitará olvidar un cumpleaños o aniversario nunca más! Aquí es donde consultas, llegado el Día de Escritorio, si hay alguna tarjeta o paquete que necesites comprar o enviar.
  • Horarios: Cuando recibas un horario relativo a un evento o actividad en la cual participa algún miembro de la familia. RELLENALO EN TU AGENDA INMEDIATAMENTE!: Ej: calendario escolar, horarios deportivos, actividades adicionales, clases de baile, horarios catecismo/ eclesiásticos, etc. Tan pronto los recibas, anótalos! No dejes esos horarios en algún Punto Caliente o en el coche! Si realmente no puedes anotarlos en ese preciso instante, coge un clip y sujétalo al almanaque o colócalo en algún apartado de tu agenda para que cuando llegue el Día de Escritorio lo tengas a mano para añadirlo. Esto te permitirá controlar a cuales eventos podrás o no podrás asistir porque podrás ver en un instante como tienes los horarios.
  • Citas: Cuando pidas una cita para el Médico, Dentista, Peluquería, o lo que sea, consulta el almanaque/agenda PRIMERO! Luego una vez que lo hayas formalizado, ANOTALO para que no hagas otra cita luego y resulte en conflicto. Cuando estés trabajando con tu Plan Básico Semanal ya verás como tienes un día concreto para actividades fuera de casa. Intenta programar tus citas para ese día, esta decisión la puedes tomar tú.

Las ayudas visuales te ayudan!! Rotuladores de colores, pegatinas, fluorescentes. Se Creativo!

Trucos para no despistarse!!

Esto es lectura obligatoria una vez por semana, justo antes de acostarnos.

1. ¿Has hecho tu Rutina Pre-Acostarse?

Lo bonito de la Rutina P-A, es que te adelantas un paso sobre el día siguiente. Solo te llevará unos minutos una vez que empieces. Revisando la rutina y el almanaque justo antes de dormirte, te lo dejará en la mente para la mañana siguiente. Cuando despiertes sabrás lo que tienes que hacer.

2. ¿Has hecho tu Rutina Matinal?

Levántate 15 minutos antes y regálate un adelanto al día con la Rutina Matinal!

3. Trucos para la Cocina

Hablemos de la cocina un ratito. Si la cocina está limpia, el resto de la casa se mantendrá limpia también. En otras palabras, Según vaya la Cocina, Así irá el resto de la casa. Una cocina sucia infecta el resto de los huecos. Esfuérzate en mantener limpia y recogida la cocina.

  • Coloca la fregada nada más entres en la cocina.
  • Mantén el fregadero siempre vació y brillante (Si el fregadero está limpio, menos probable es que lo quieras llenar de vajilla sucia)
  • Utiliza un paño de cocina y bayeta limpia cada día
  • Acostúmbrate a secar el fregadero después de utilizarlo (usando un paño de cocina limpio)
  • Cuando empieces a cocinar, llena el fregadero con agua caliente y jabón (esto ayuda a ir lavando a tu paso). Esto me lo enseñó mi abuela. Si no lo haces, los utensilios empiezan a acumularse! La encimera se mantiene libre de utensilios y cuando hayas terminado de cocinar lo único que te queda son los platos.
  • Tira la basura y reciclables tan pronto vacíes el envase
  • Cierra las puertas de las alacenas
  • Ten a mano una botella de quita-grasas, limpia-cristales y paños de limpieza (para los pequeños retoques que mantienen todo limpio)
  • Haz que recoger la mesa sea cosa de todos. Que cada persona lleve su plato a la cocina. Vacíen sus sobras en la basura y coloquen su plato en el lavavajillas. Esto es otra tarea que pueden hacer los peques!

4. Planificación de menús

Esto sí que es difícil! Prueba con esto: utiliza una agenda y anota cada comida que cocinas durante un mes. Al finalizar el mes tendrás una agenda de comidas. Con esto podrás confeccionar menús y una lista de compra. Saber lo que está planificado para ese día te mantendrá centrada.

En la nevera pega una lista de compra y ten a mano un rotulador. La lista deberá incluir todo aquello que compras para tu hogar. Lo puedes dividir en varias categorías (por ejemplo fruta fresca y verduras, verduras enlatadas o conservas, carne, productos lácteos, etc.) Cuando notes que te vas a quedar sin algo de la lista lo marcas con el rotulador, luego solo tienes que llevar la lista contigo cuando vayas a la compra.

No olvides guardar los víveres tan pronto llegues a casa con ellos. (Esto evita que se amontonen cosas en las encimeras, y no te agobias al ver todo aquello que aún tienes que guardar)

Otro truco: Limpia la nevera el día antes de ir a la compra. Esto te proporcionará un lugar limpio para colocar tus víveres. Además, es mucho más fácil limpiar la nevera cuando está casi vacía.

5. Montañas de papeles

“PRINCIPIO DE HAZLO AHORA”

funciona para casi todo, (no solo el correo!)

  • Filtra el correo tan pronto lo metes en casa
  • Ábrelo sólo con tu agenda, tarjetas y basurero delante. (Esto evita tener que manejarlo dos veces)
  • Habilita un solo lugar para poner los recibos. Y éstos los colocas allí.
  • Coloca al lado de tu silla favorita todo lo que sea, ofertas, anuncios y catálogos, así les echarás un ojo la próxima vez que merezcas descansito. No dejes que se amontonen! Míralos la próxima vez que te sientes y ten a mano las tijeras, tu lista de la compra y un basurero.

6. Colada:

Dale a la colada toda la atención que merece. Si no lo haces lo pagarás más tarde. Se amontonará y será imposible de controlar. Aquí hay algunos trucos:

  • Reparto: Si hemos de ir escogiendo la ropa nos llevará más tiempo físicamente meterla en la lavadora. Tanto que igual optamos por no meterla. Prueba con esto: ten tres recipientes en el armario o donde sea que tienes la ropa sucia. Una para la ropa blanca, otra para la de color, y otra para aquellas prendas delicadas que no quieres meter con lo demás. Según te desnudes vas colocando la ropa sucia en cada uno de esos tres lugares. Luego cuelgas todo aquello que puedes volver a utilizar. Aquí vuelve a funcionar bien el “PRINCIPIO HAZLO AHORA”. Incluso los peques pueden aprender a hacer esto.
  • Tender: Saca la ropa de la lavadora tan pronto acabe. Esto minimiza el planchado.
  • Doblado: Dobla las prendas tan pronto estén secas.
  • Guardar la ropa: A nadie le gusta vestirse directamente desde la cesta de la ropa. Ten un lugar para cada prenda. Aunque tengas que etiquetar los cajones al principio hasta que te acostumbres a saber donde corresponde guardarla.

7. Trucos para el cuarto de baño

  • Ten al lado del retrete una escobilla para limpiarlo
  • Ten a mano en cada baño una botella de limpia-cristales y desengrasante, y rollo de cocina. Así tienes todo a mano y podrás limpiar sin pensarlo.
  • Abrillanta el lavabo diariamente. Se mantiene el mismo principio en el baño que en la cocina.

8. Trucos para el dormitorio

  • Acostúmbrate a hacer la cama tan pronto esté vacía – de este modo no caerás en la tentación de volver a meterte en ella.
  • Pasa el plumero a diario

9. Trucos para el comedor / sala de estar / otros huecos de uso diario

  • No te quites los zapatos en la sala de estar
  • Tira los periódicos a diario
  • Pasa el plumero a diario
  • Coloca los cojines del sofá
  • Guarda las cosas cuando hayas terminado de utilizarlas

10. Como seguir utilizando este sistema

  • Establece una meta y trabaja hacia ello. Si necesitas poner un temporizador, hazlo.
  • Establece una rutina para tus tareas diarias. En cuanto hayas llegado a la cocina, la mitad de tu trabajo puede que ya lo hayas hecho. La rutina evita que tengas que pensar en qué has de hacer lo siguiente.
  • Establece un nuevo hábito cada mes.

Lista de Comprobación Semanal

Para ayudarte a crear tu Plan Básico Semanal, quizás necesites hacer una lista de todas las tareas que necesites hacer en una zona determinada. Esta es una Lista de Comprobación Semanal.

Cocina

  • Fregar Suelo
  • Lavar alfombras de esta zona
  • Limpiar Frigorífico
  • Reponer el papel albal que utilizo para recoger goteos de aceite
  • Barrer suelos (todos)

Baño

  • Limpiar espejo
  • Limpiar sanitarios, lavabo y bañera
  • Fregar suelo (todos)

Dormitorios

  • Limpiar el polvo
  • Mudar la cama

Sala de Estar, Comedor, y otras habitaciones de estar

  • Limpiar el polvo a los muebles
  • Aspirar alfombra
  • Organizar/tirar revistas caducadas

Papeleos y deberes varios

  • Planear los menús para la semana siguiente
  • Archivar papeleos de trabajo
  • Limpiar/vaciar la cartera
  • Limpiar el calzado y reparar prendas

Plan Básico Semanal

Quiero que pienses en las cosas que necesitas hacer cada semana. Elige qué días quieres hacer estas cosas, ponlo en tu agenda para la próxima semana, y mantenlo. Haz una cita contigo mismo!! Pruébalo durante una semana. Te sorprenderá cómo tu semana se desarrollará según estas citas.

Con el Plan Básico Semanal, decidimos qué día hacemos cada tarea, y nos mantenemos en ello. Cuando sabes qué día es, sabes a qué atenerte y lo que tienes que hacer. Es otro modo de estar en piloto automático.

Lunes:

  • Levantarme y Vestirme zapatos incluidos
  • Colada
  • Recopilar/tirar revistas viejas
  • Mudar la cama
  • Vaciar toda la basura
  • Aspirar todas las habitaciones
  • Fregar el suelo de la cocina y los baños
  • Limpiar los espejos y las puertas
  • Pasar el plumero por los muebles

Martes: Día Libre

  • Dedicar 15 minutos a la zona semanal

Miércoles:

Limpieza de Zona semanal y Tiempo de Escritorio Parcial

  • Terminar las tareas de limpieza de zona semanal
  • Resto de limpieza Semanal
  • Comprobar que el frigorífico está limpio
  • Recopilar menús y lista de compra para la semana siguiente

Jueves:

Víveres y Día de Recados

  • Comprobar que los menús están planificados antes de ir a la compra
  • Comprobar la lista de la compra una vez más antes de salir de casa. Llévate la lista contigo

Viernes:

Papeleos y Varios

  • Hoy sé romántica
  • Organizar comida del congelador para la semana próxima
  • Archivar papeles
  • Limpiar la cartera
  • Arreglos menores de prendas y limpieza de calzado

Viernes:

Noche de cita

Sábado:

Día de la Familia

Domingo:

Día de libre.

Si te ha servido o lo has encontrado útil, o simplemente te a gustado, salúdame por los comentarios. Lo agradezco más de lo que piensas, ;) Gracias.
Marina Salvador