Dentro del inmenso mundo de la Danza del Vientre, y más en concreto, de sus accesorios, se encuentra la Henna. Un interesante y bonito recurso que en su vertiente más “pública” se utiliza para crear tatuajes corporales temporales (técnica llamada Mehandi); pero en este caso (o post) nos dedicaremos primero a su aplicación como colorante del pelo.

La Henna, o lo que conocemos como Henna (alheña) es una pasta resultante de la recogida, secado y pulverización de la hoja del arbusto Lawsonia Inermis. Dicha pasta (o polvo, mejor dicho), luego se mezcla con agua y/o con otras sustancias naturales (limón, azúcar, té verde, aceite de eucalipto, café, etc). El polvo final es lo que se aplica sobre el cabello para teñirlo.

La Henna contiene una sustancia que se oxida en contacto con el aire, dándole la capacidad de actuar como colorante. Aquí puedes encontrar bastantes más aplicaciones de esta hierba.

Utilizada desde tiempos inmemoriables para el realze de la belleza femenina, se cree que fueron los egipcios quienes la utilizaron primero (he leído por no me acuerdo ya donde, que las chinas, miles de años atrás, ya la utilizaban también, así que…..pongamos que el mérito lo repartimos entre estas dos grandes culturas y tan contentos, que tampoco me corresponde a mi decidir quién fué primero). Lo que sí se sabe con certeza es que el auge del Islam empujó notablemente el uso de estas técnicas en Occidente.
Se dice que la primera evidencia del uso de una especie de henna como colorante, se encontró en la momia de Ramsés II que muestra manos y pies teñidos de un color rojizo.( yo solo he encontrado esta 😛 )

Como tiñe el pelo?: Tiñe el cabello de dos maneras, penetrando y manchando. Las moléculas de esta planta tienen afinidad con las del cabello (keratina), por lo que puede penetrar en el mismo con facilidad.
Por lo general da un tono rojizo, aunque combinada con otras hierbas ofrece una variada gama de colores. Según la procedencia de la henna el tinte varía: de la India y del Rajastán suele tener tonos más rojizos; la Yemení y Marroquí tiende a tonos marrones muy oscuros.

Porque es tan buena para el pelo?: La Henna no decolora, sinó que lo nutre tiñiendo encima mismo del color natural. Esta técnica ha sido abalada ampliamente como la técnica natural más eficaz para teñir.

Al ser un producto natural, no te va a durar tanto como un tinte químico porque se te va quitando con los lavados, aproximadamente te dura de 1 a 3 meses, pero el color va desapareciendo gradualmente.

El proceso de aplicación es sencillo en sí mismo; pero puedo recomendarte que en las primeras aplicaciones, si no tienes algo de práctica es aconsejable que alguien te ayude (o puedes montar un show de cuidado 😉 ).

Para la preparación del producto, solamente necesitas mezclar en un recipiente el polvo de henna con agua hirviendo y zumo de limón; hacer una pasta más bien espesa pero sin grumos. Una vez mezclado, déjalo enfriar lo suficiente como para no dañarte el cuero cabelludo por el calor.
Utiliza unos guantes, (normalmente vienen unos de plástico en la caja de la henna), porque si no te va a teñir enseguida las manos.

Aplica la mezcla desde la raíz, hasta las puntas, y una vez aplicado, masajear y cubrir el cabello con un plástico o paño y dejar actuar de 1 a varias horas, según se indique en la caja y el tono que quieras conseguir (cuanto mas tiempo se deje la mezcla, más fuerte será el tono).

Piensa que debes mantener la cabeza con calor para que la henna actúe mejor, así que lo ideal sería que cuando la pasta ya esté algo más seca en tu pelo, te pongas al sol (y aprovechas para darte un buen baño de sol).

(pack de fotos cogidas de Fitsugar)

Transcurrido este tiempo, quítate el gorro y retira la henna del cabello con abundante agua.

Posteriormente, ten en cuenta que a la hora de lavarse el cabello es recomendable utilizar una toalla vieja para el secado ya que la coloración puede afectar al tejido.

Junto a su capacidad para tintar el cabello, la henna es un excelente bálsamo. Las mascarillas capilares a la henna son un tratamiento natural que proporcionan al pelo fuerza y brillo en tan sólo unos minutos.
Además, se puede aprovechar la cualidad colorante de este vegetal para potenciar el tono del cabello. Así, al brillo y fuerzas renovadas se sumarán unos reflejos que harán más atractiva la cabellera.
Además, al ser un tinte natural, se puede usar con tanta frecuencia como se desee.

Este es el que yo utilizo desde inmemoriales tiempos 😉

Piensa que no se trata de cambiar radicalmente el color del cabello. La Henna no aclara el color del pelo. Tu cabello ganará brillo y cuerpo.

TIP IMPORTANTE !!: La Henna natural no es negra !!, desde su implantación y moda en Occidente, y para poder abastecer a un mercado más amplio, algunas casas han puesto a la venta Henna de color negro. Esto no supondría ningún problema para la salud, si es que no empleasen la p-fenilendiamina o PPD, una sustancia empleada normalmente en el tinte para el cabello, que puede producir diversas reacciones alérgicas, como picores, enrojecimiento, manchas, ampollas e, incluso, decoloración permanente de la piel y cicatrices en la zona decorada. Además, la AEMPS recuerda que el uso de esta sustancia “está prohibido” en España 😛

ACTUALIZACIÓN: En este otro post, encontrareis una tabla de compatibilidades entre vuestro pelo y el color de la henna 😉

Información recavada de: Innatia, Al Zahir, En buenas manos, The Henna page, Wikipedia, El Mundo, El País, Inneo, Verdeando, Quadrivium, Diario Vasco.

ACTUALIZACIÓN: En este otro post, encontrareis una tabla de compatibilidades entre vuestro pelo y el color de la henna 😉

Si te ha servido o lo has encontrado útil, o simplemente te a gustado, salúdame por los comentarios. Lo agradezco más de lo que piensas, ;) Gracias.
Marina Salvador